Wednesday, May 21, 2008

Farewell Grandpa

Hace dos días, perdí a mi abuelo, a mi grandpa. Tenía 74 años y las circunstancias de su muerte fueron muy tristes. A veces la vida es difícil de entender. Por suerte hablamos mucho rato y tuvimos una muy buena conversación el día de mi cumpleaños hace dos semanas, que me recuerdo muy claramente, y que creo que ya no olvidaré nunca. No tenía ni idea que esto sería la última vez que escucharía su voz, pero asi va la vida. La semana que viene me voy a Inglaterra, a lo que prefiero llamar su despedida. Aquí os dejo una foto y también una de mis poemas favoritas, de Mary Frye, muy reconfortante en situaciones como esta.



Do Not Stand at my Grave and Weep

Do not stand at my grave and weep.
I am not there, I do not sleep.

I am a thousand winds that blow.
I am the diamond glints on snow.

I am the sunlight on ripened grain.
I am the gentle autumn rain.

When you awaken in the mornings hush,
I am the swift uplifting rush
of quiet birds in circled flight,
I am the soft stars that shine at night.

Do not stand at my grave and cry,
I am not there, I did not die.

Hay unas otras cosas que están siendo un poco duras en estos momentos. Así que si por aquí no escuchais mucho durante un tiempo, es simplemente porque estoy dejando que vuelva el orden a mi vida. Tengo la suerte (genética?) de siempre ver el lado positivo en la vida, y sé que esto es una mala racha y nada más, y que aunque es un cliché es obligatorio que, tarde o temprano, después de cada tormenta vuelve a salir el sol. Otra suerte que tengo es que en la vida siempre he estado muy bien rodeada de personas fantásticas que siempre están allí. Y cuando tienes eso sabes que ya tienes muchísimo, que todo siempre saldrá bien, que sólo es una cuestión de tiempo para que todo se arregle.
Y en eso creo firmamente, y confio plenamente.