Thursday, April 19, 2007

No soy una princesa

A mi madre le encanta leer y contar cuentos de niños. Le gusta tanto que hace poco me dijo que estaba pensando en ir a la biblioteca de su barrio y proponer de leer cuentos a los niños como voluntaria durante unas horas por semana (y es que hace las diferentes voces y todo a la perfección). Bueno, pues durante mí infancia cada noche nos leía o contaba a mis 3 hermanos y a mí un cuento antes de dormir. Me acuerdo de muchos, pero uno de los cuentos que más me ha impactado durante mi infancia, siendo niña y soñando con princesas, era "The Princess and the Pea" de Hans Christian Anderson (escrito en el año 1835). Yo recuerdo el cuento así:

Un día un príncipe decide que se quiere casar, por supuesto con una princesa de verdad. Viaja por todo el mundo buscando una princesa. En sus viajes encuentra muchas chicas que dicen que son princesas, pero cada vez hay algo que le hace pensar al príncipe que no son princesas de verdad. Por fin el príncipe vuelve a casa muy triste, porque no ha logrado encontrar una princesa y piensa que no se casará.
Pero una noche algunos meses más tarde, cuando el príncipe todavía estaba muy triste y desesperado, hay una tormenta terrible, terrible. De repente alguien toca a la puerta del castillo del rey y la reina. Es una chica que busca refugio de la lluvia y el viento. El rey y la reina le dejen entrar. Le preguntan quien es y de donde viene, y la chica dice que es una princesa. Nadie le cree, sobre todo no con el aspecto que tiene a causa de haber estado en la tormenta. Pero como de todos modos la chica se va quedar a dormir en el castillo, la reina, una señora muy lista, decide que va comprobar si es una princesa de verdad o no.
En secreto la reina va a la habitación donde dormirá la chica, y en la cama pone un guisante muy pequeño. Luego pone 100 colchones encima del guisante y luego las sabanas.
A la chica le parece algo raro dormir encima de cien colchones, pero no dice nada y tampoco sospecha algo.
El día siguiente el rey, la reina y el príncipe están esperando la princesa… ¡por fin sabrán la verdad! Cuando llegue la chica la reina le pregunta como ha dormido, y la chica dice que fatal, que no lo entiende, pero que parecía que dormía encima de algo duro, duro, y que ¡tiene moretones por todo el cuerpo!
Era entonces que el príncipe sabía que había encontrado su princesa de verdad, porque solo una princesa de verdad podría ser tan delicada que siente un mini guisante bajo cien colchones. Pocas semanas más tarde se casaron y fueron felices PARA SIEMPRE Y ETERNAMENTE.
Hoy en día todavía se puede ir a ver el guisante, que se encuentra en un museo en Dinamarca.

Bueno, pues todo esto para contaros que esta mañana he descubierto, por fin, que yo no soy una princesa de verdad (de hecho sospecho que nisiquiera soy una princesa falsa, creo que simplemente, no soy una princesa). ¿Y como? Pues cada noche mi chico hace un Sudoku en la cama antes de dormirse, pero algunas veces está tan cansado que se duerme mientras lo está haciendo, y soy yo la que le quito el libro etc. Pues esto es lo que pasó ayer. Pero ¿qué descubrí está mañana al levantarme? Había olvidado de quitarle su lápiz y me levanté con su lápiz pegado en mi espalda…he dormido de maravilla, y lo que es aún peor: parece que no soy nada delicada, ya que no tengo ningún moratón, ni una mini marca allí donde estaba el lápiz, nada de nada, a pesar de haber dormido directamente encima de el (ni siquiera me han hecho falta 100 colchones...). O sea que por fin tengo la respuesta, no soy una princesa, ya no queda duda… ahora lo único que queda son marcas de lápiz… no en mi espalda, sino en mis sabanas blancas.... ¡con lo bonitos que son los cuentos para niños!

Si queréis leer una versión más “oficial” y correcta de la historia, y si queréis ver una imagen de la princesa encima de los colchones (resulta que hay 20, ¡ no 100! ;-)) mirad aquí.

Sunday, April 15, 2007

Ausente...

Otra vez tengo el blog más que abandonado... y es aún peor: no he tejido en como tres semanas, creo, algo que en los últimos (al menos) dos años no me había pasado... ¡no sé lo que me pasa! Eso sí, he tenido unas semanas de locos... primero un montón de trabajo, luego me fui de repente a Bélgica para un entierro y allí me enfermé con bronquitis y estuve casi diez días enferma, hice una entrevista de trabajo y casi dejo de ser autónoma para incorporarme en una empresa francesa aquí, luego nos hemos ido (yo aún con la bronquitis) a Toulouse y Carcasonne para Semana Santa (ya era previsto), y tres días más tarde llegaron mi suegra y cuñada (en otras palabras, “la inspección”) y solo se fueron hoy… así que han sido unas semanas de autentica locura! Además con la bronquitis y los viajes se ha ido acumulando cada vez más el trabajo y ahora tengo un gran retraso… pero bueno, tampoco es dramático.

Supongo que ha sido por todas estas cosas que no he ni pensado en tejer… además creo que el proyecto que tengo entre manos también tiene la culpa: he cambiado dos veces de patrón y dos veces de talla, y ahora creo que no voy a tener suficiente lana para terminarlo... es algo que no hago nunca, pero creo que lo voy a abandonar y que esta noche voy a empezar otra cosa… a ver si así me motivo un poco… Además, este miércoles pienso ir a la quedada de Barcelona Knits… últimamente me siento muy alejado del grupo, casi como si ya no perteneciera a el (y de esto nadie tiene la culpa, o si alguien lo tiene, soy yo misma), y es una gran lástima, porque me encantaba ir y allí conocí unas personas que realmente me caen estupendamente bien y que considero buenas amigas, a pesar de que no nos vemos mucho. El otro día fui a mirar los archivos de los posts del blog del grupo, y encontré la fecha del primer día que he ido: era el día 9 de septiembre 2005, y lo que me ha hecho mucha gracia es el cometario:

“La última quedada fue un éxito total: pese al mal tiempo y la lluvia batimos nuestro récord de asistentes y con la asistencia de Isa y Hanna, las dos nuevas en la quedada, fuimos 6!!”

Como ha cambiado… creo que ahora el record de asistencia es... casi 20, ¿no? ¿O más? Y en total habrán pasado como 30 o 35 personas por el grupo… y que fama, desde un articulo con foto en El País hasta una mención en las noticias de Antena 3… enhorabuena para las fundadoras que además siempre son tan modestas… ¡habéis hecho un trabajo estupendo!

Bueno, antes de que me dejo caer en la nostalgia voy a parrar de escribir este post (estoy un poco patética hoy), dejándoos con unas fotos. Las primeras son de Carcasonne donde estuvimos el domingo pasado, es muy bonito. Las últimas dos también son de mi ahijada y yo, también del domingo pasado, cuando en el camino a casa desde Carcasonne nos paramos en un camping en Torroella de Montgrí, donde su familia ha pasado Semana Santa; ¿a que es guapísima la niña?